¿CÓMO SE ELIGE EL PREMIO PRITZKER?

Alejandro aravena, uno de los jurados del premio Pritzker. En esta nota de unos años atrás nos hará entender en qué consiste la elección de un premio Pritzker.

¿En qué consiste el trabajo de un jurado del Pritzker?

No exagero si digo que es casi un trabajo de tiempo completo, al menos mentalmente, porque debo admitir que nunca había experimentado un nivel de discusión tan elevado como el que hay que tener en las discusiones del jurado. Es una tarea que obliga a pensar y argumentar al límite de la capacidad sobre un cuerpo de obra; todo se maneja en un nivel en el que ya no se discute si las obras son buenas o malas, porque se da por sentada la excelencia en rubros como la materialidad o la proporción. Si no fuera así, no serían candidatos. Es como una final de los 100 metros llanos, en la que ya sabemos que todos llegaron hasta ahí porque están en un nivel superlativo, y entonces se trata de ver quién puede sacar esas décimas de segundo de ventaja que hacen la diferencia. Por ejemplo, si las obras van a tener capacidad de generar una mejora en el nivel del entorno, si se van a convertir en una referencia. O evaluar el carácter de una obra en su conjunto, más allá de cada edificio puntualmente.

¿Hay algún tipo de criterio objetivo para definir eso, o es sólo de la subjetividad o el gusto personal de cada jurado?

Bueno, parte de la tarea consiste en viajar a ver obras, no sólo de los candidatos actuales sino también de los ya premiados, otros arquitectos consagrados y obras más antiguas, para poder comparar la calidad de lo que proyectó en el pasado con las obras que se está evaluando en la actualidad. Por ejemplo, una de las últimas tareas fue ir a ver el Parlamento de Bangladesh en dhaka La idea es tratar de ver si el cuerpo de obra que vamos a premiar ahora soporta esa comparación, si se las puede equiparar o va a llegar a un nivel parecido. Para eso, hay que tratar de saber si esas obras van a resistir el paso del tiempo, imaginarlas dentro de dos o tres siglos. Se puede decir que es todo lo contrario de premiar al edificio del año.

Imagen relacionada

Fig. 01– Parlamento de Bangladesh en Dhaka

¿Por qué en los últimos años fueron premiados en general arquitectos fuera de lo que podríamos considerar la élite mundial?

Eso es algo que se comenta mucho, pero, en mi percepción, (Peter) Zumthor, (el estudio) SANNA y (Eduardo) Souto de Moura eran bien conocidos y estaban en el lote decandidatos que va pasando de año a año. El único poco conocido es Wang Shu, que hizo una cantidad notable de obra en muy poco tiempo. A Souto de Moura lo conozco desde que era estudiante, en la década del 80. Era la época de la dictadura en Chile, teníamos muy poca información sobre lo que se hacía afuera, y además era una época muy mediocre de la arquitectura mundial con el auge del Postmodernismo, la arquitectura autorreferencial, un tiempo de obras y discursos sólo para arquitectos. Entonces algunos profesores nos hablaban de lo que hacían en esa época algunos arquitectos portugueses como él, que tenía 30 años y ya hacía obras extraordinarias, como el Estadio de Braga. Era igual de relevante que Zumthor, a quien elegimos en mi primer año como jurado, y que se caracteriza por sus soluciones racionales, accesibles a un bajo presupuesto, y que por eso tiene una gran capacidad de interesar a los colegas de países periféricos, o que trabajan en un contexto de escasez.

Resultado de imagen para estadio municipal de bragas

Fig. 02– Estadio Municipal de Bragas

¿Influyen factores ajenos a los méritos del candidato, como la voluntad de incentivar a alguna arquitectura emergente, o mostrar de “corrección política”?

No, en absoluto, no existe una agenda y jamás se busca equilibrar los premios. A nadie en el jurado le importa de qué continente o hemisferio fueron los últimos ganadores, si fue negro o WASP (blanco anglosajón protestante), hombre o mujer, y menos aún hay sugerencias de afuera. Los únicos factores externos que se pueden filtrar fuera de los méritos de la obra son los que imponen la realidad, el mundo, la sociedad, los problemas de la vivienda o de la ecología, la desigualdad social o el cambio climático. En eso es importante el aporte de los jurados que no son arquitectos porque nos hace descentrar un poco, ponernos en el lugar del que juzga nuestro trabajo desde otro lugar. Palumbo habla en representación de los clientes, y hay un juez de la corte suprema de Estados Unidos, Stephen Breyer, cuya función es poner en debate temas que preocupan a la sociedad.

GANADORES DEL PRITZKER 2017

PritzkerPrize_PostImage_2017_ES.jpg

Fig. 03– Ganadores del Pritzker 2017

Rafael Aranda, Carmen Pigem y Ramón VilaltA recogieron este año el Pritzker. los proyectos presentan alta calidad en técnicas constructivas, hacen uso del color, juego de iluminación natural. desde edificios públicos y vivendas, hasta un jardín infantil y una bodega de vinos. Este grupo de arquitectos trabajan juntos desde 1988 en RCR ARQUITECTES. Tienen una relación profesional de casi tres décadas demostrando un compromiso firme con el lugar y su narrativa, ellos crean espacios que van de acuerdo con el contexto. 

este 2017 fueron ellos y sus obras han cumplido las espectativas del exigente jurado con su belleza física y espacial, pensando muy bien en la funcionalidad. Felicidades a este trío de Catalanes que nos dejan legado e historia en la arquitectura.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s